Siempre que sea posible es necesario realizar unas pruebas auditivas previas a la realización del programa de Reeducación Auditiva en donde se evalúa:

-        La agudeza auditiva
-        La velocidad de respuesta
-        Los rangos de audición dolorosa
-        La lateralización
-        La selectividad o discriminación

En los casos en los que por diferentes motivos no sea posible la realización de las pruebas, pero haya constancia de la existencia de problemas de aprendizaje, dificultades en la comprensión o producción del lenguaje, déficit de atención o hipersensibilidad a determinados sonidos, el programa de Reeducacion Auditiva Básico puede resultar muy beneficioso.